26 may. 2012


“¿También el consuelo de humillarse
incurre en las voluptuosidades de costumbre
o es un principio válido?
[…]
Es un hecho que existe complacencia en la propia humillación.
Parece imposible distinguir si se goza voluptuosa o trágicamente.”
Cesare Pavese ―
El oficio de vivir

Rezar para que no llegue nadie que rompa

este plano necesario de evocación wordswothiana [sic.]
o de auto humillación [sic.]

donde el ambiente se carga fatigada y necesariamente de una melancolía nunca del todo ficticia. la razón es simple: la mecanización de las pasiones lleva a un estado inesperado en términos absolutos
e improvisar ante un imprevisto absoluto nunca resulta fácil/gusta a aspirantes de soñadores, almas rectas y cuadradas que disfrazan su hedonismo más primario tras una máscara de liquidez baumaniana

este plano necesario

de dolor y castración en que la incapacidad y la mediocridad de plasmarlo sale de nuevo a la luz,
uno llega a plantearse el porqué de entrar en islas des(habitadas/oladas) en dónde
a)      no conoces el terreno
b)      tu desnudo deviene causa y consecuencia de a)
c)       quedas en ridículo (causa directa de a) y b)).

este plano necesario en que quedas en ridículo y lo sientes y lo asumes y haces mofa de ello para darle una vuelta de tuerca que no significa ni más ni menos que instinto de conservación de una supuesta virilidad que
llevas
de serie
(eso sí
crees que a tu pesar).

o wordsworth mentía o no tengo opción de ingesta psicotrópica.

(o la poesía de WW ha pasado a la historia y tú simplemente eres un imbécil que ha(s) descubierto que lo era/e(s).)

este plano necesario de tus ojos incrédulos tu mirada verde musgo y tu boca semiabierta mientras yo intento contarte patética e inteligiblemente en qué consiste la cara de póquer masculina en una →cita← cuando tú verbalizas con total normalidad Pasaré el findesemana con mi n o v i o [sic.] (en que la n es un cuchillo, la o un machete, la v una serie de shurikens, la i un kukuri nepalí y la o se disgrega en bayeta y disolvente para no dejar rastro de la escabechina representada a continuación en una sucesión temporal continua en tres estados: Planificación, #”·$”·&/, I  an fi ac´ n)

y es cósmicamente necesario que tú no te hayas dado cuenta de ello, de que estoy descolocado y no contenta con ello descolocas esta descolocación sin que esta segunda descolocación coloque/elimine la primera sino que la desdescoloca, estoy desdescolocado cuando tú verbalizas con total normalidad Es una relación a b i e r t a [sic.] (en que aplicas contra toda posible ley moral de la guerra el uso intempestivo de armas de destrucción masiva) y es cosmológicamente necesario y una jodida utopía que tú no te hayas dado cuenta de ello pero por si acaso yo te lo cuento mientras voy adentrándome lenta y decididamente en el negro pozo de la ridiculez mas abyecta y cruel ante el sorprendente telón de tus dientes finos blacoamarillos seductores y atrayentes a partes iguales que dibujan una semisonrisa de
a)      incredulidad
b)      vergüenza
c)       b) (ajena)
de fondo y que no hacen sino enrarecer el momento o distraer un discurso entendido como [pseudo]explicación de una improvisación que se me da un poco peor que fatal [supra.] y que simboliza nada metafóricamente el desnudo integral de alguien que recorre, perdido, una isla des(conocida/habitada/olada)

sin estar acostumbrado a improvisar/ocultar la causa primera de la →cita←

que por
y para
algo lleva

flechitas, joder.

y no, no tengo puta idea del siguiente paso. únicamente

Rezar para que seas tú quien tome la iniciativa porque creo que en 3 ó 4 días tenemos otra →cita← en dónde dudo si llevarme bolsitas de mano para el mareo

un búnker portable

o dejarme la tontería en una esquina

aunque rápidamente pienso Ella nunca lo haría y traeré mi tontería y mi sonrisa de imbécil integral que no sabe cómo actuar ni salirse de un primer camino trazado mental y anteriormente (sobre todo por las noches, en la cama, con una mueca de ilusión bajo la nariz) y que ha sido doblemente descuartizado. 

24 abr. 2012

Disculpes.


I això doncs que resulta que arribo a la sala d’estudi de la biblioteca de la facultat on he quedat amb la Carlota i en David per “estudiar” per l'a priori desastrós examen de demà al matí i hi ha una noia la mar de mona amb ells i que es veu –aleshores encara no ho sé– que he mirat d’una manera un tant estranya. Ara naturalment escric a posteriori i rememoro fets passats malgrat aquests [els fets] ho hagin fet [perdó, el meu vocabulari respecte als sinònims és mínim o marginal o fins i tot ínfim o potser s’adequaria més un ‘molt reduït’ i més si tenim en compte la falta total i absoluta de consulta externa o exterior –entesa [la consulta] com a: diccionari(s), webs varies, o per-què-no la pròpia eina que ofereix el propi o mateix programa informàtic o software (el putu word, cony)–], rememoro fets passats, deia, malgrat aquests hagin succeït (merda, perdó, tinc tres gossos –i no és broma, de fet, filant molt prim, tal afirmació [“(jo, subjecte el·líptic) tinc tres gossos”] seria inexacta ja que són exactament dos gossos i una gossa, però com hom sap al parlar o narrar o escriure sovint ens carreguem la distinció genèrica al plural per facilitar (cosa que, ben mirat, en aquest exemple específic potser no ho fa massa [facilitar] –en tot cas seria l’excepció que confirma la regla–) la lectura– que m’estan distraient força [els gossos], no sé si pot copsar-se [la poca predisposició o capacitat de concentració] com a lector, espero (com a escriptor i narrador) que no resulti massa molest o, si més no, si així fóra, demano les excuses per avançat –d’ara i en endavant E.–).
No sé vostès però jo m’he perdut.
Em retrobo i ressituo l’acció a la meva entrada a una de les tres sales d’estudi d’una de les quatre biblioteques –ok, tres per ser exactes, repel·lent/a de merda– de la facultat per deixar el casc de moto i la cartera i tornar a sortir ja que em truca en Manel que “és al claustre amb els guais de la classe” [sic.], i em deu pasta. Naturalment és tot sol (aquí rau l'acudit) amb la companyia fastuosa i fantàstica de Foucault vist per Foucault, de Foucault. Em paga, quedem en paus, diem quatre parides i me’n torno cap al deconstruccionisme en la seva vessant més analítica (?).
Resulta que entro a la sala [d’estudi] i la Carlota i en David feien no-sé-què però m’importa més aviat poc ja que tinc poca [ja he esmentat la problemàtica personal amb els sinònims, oi?] estona “d’estudi” doncs en un quart d’hora començo una classe apassionant –això encara no ho sé, de fet, encara no ho sé [tampoc] mentre escric això, cosa que fa que l’afirmació “(jo, subjecte el·líptic de nou) encara no ho sé” assoleixi unes proporcions metafísiques i metatextuals que fan vomitar de pensar-hi– sobre Baudelaire. Així doncs que en David i jo ens posem a repassar un resum sobre la deconstrucció fet per l’amic Jonathan Culler –qui ha de tenir una entrevista– fet per l’amic David. No sé si s’entèn: Jonathan Culler resumeix la deconstrucció i alhora és resumit [no ell, el seu resum], per en David, que alhora, [no ell, el seu resum] és comentat pels dos [pel David i per mi]. E.
La Carlota renega una estona perquè es veu que feien no-sé-què [ella i en David] abans de que jo arribés, però ara em quedaran uns 7 minuts abans d’entrar a classe i entén-ho dona. I l’Anna (crec que es deia/diu [però ara no ho recordo 
en tot cas la noia força mona–] així) explota i es caga en allò que ha estat estudiant des d’un temps indeterminat –el desconec, una hora?, dues?, tres dies?– i que pel que ella mateixa explica resulta ser, en qualsevol cas, una bona merda infumable (ara es veu que no existeix aquest adjectiu en català; ni infumable, ni imfumable ni immfumable i molt menys inmfumable. Tant li fa. E.).
I aquí rau tot el soliloqui exposat: es veu que he mirat d’una manera un tant estranya a aquesta noia mentre deixava florir [ella] la seva frustració vers la matèria i vers la docent; tota la seva apassionada, insuportable i inassequible frustració; una frustració de proporcions còsmiques que s’amagava dins el seu cos francament ben proporcionat i força (per no dir altament) follable. 
Naturalment jo no ho sabia o no me’n adonava o no era aquesta la meva intenció [mirar d’una manera estranya a la pobre i frustrada i ben proporcionada i altament follable noia], però al sortir de (l’apassionant?) classe sobre Baudelaire la Carlota i en David m’han agafat per banda, m’han fet seure en un banc i en contra de les meves expectatives no m'han confessat l'admiració malaltissa que em professen o profereixen [la Carlota i en David], sinó que m’han dit molt seriosos (de fet una rialla delatora se’ls escapava per sota el nassos respectius [però el “molt seriosos” afavoria[afavoreix] el ritme narratiu, crec[creia] sincerament[al redactar-ho], ara ja no n'estic tant segur, E.]) que “què l’Anna” [sic.]. I jo
-què de què?
-és mona eh?
-sí, buenu, sí, suposo. per?
-com te l’has mirat...
-ah?
-ara ens diràs que no...
-home, sí, me la follava si és això el que vols/voleu saber, però no me la follaré mai, tranqui.
-i tant que no –gràcies Carlota– però ha estat molt a sac...


Bé, Anna, disculpa’m si t’he fet entrar en un estat incòmode, E., no era la meva intenció. Pensant-ho a posteriori, ara sí, l' (ara passes a ser tercera persona)Anna ha tardat 2 minuts en explicar-me amb tot luxe de detalls que el cap-de-setmana-de-pont-que-ve –entenc que el 28/04-29/04-30/04-1/05– se’l passarà follant com un conill amb “un amic que ve a casa” [sic.]. Rellevant, si més no. (No ens coneix[i]em de res.)
Així doncs, resumint, disculpa'm Anna (passes de nou a segona persona) per a) una mirada d'interès purament altruista que s'hagi pogut malinterpretar com a interès sexual (que no et confesso que no existeixi o pugui existir però no en aquell precís instant en què explicaves entre blasfèmies la santa merda que és la morfologia); b) per passar-te sense cap mena de sensibilitat per part meva de segona a tercera persona deliberadament com si fossis una nina inflable potser hagués estat més correcte o adequat (pel context global del text [si més no d'aquesta darrera part]) una metàfora amb una pilota de platja però ara tant se val; i c) deixa'm aprofitar l'avinentesa per a disculpar-me també pels possibles errors gramatic-orto-tipogràfics que pugui haver-hi al text ja que, si no tinc mal entès, estudies filologia [catalana, espero –més que res per la validesa d'aquest darrer punt "c" de les excuses (personalment em llepa un ou la filologia que estudiis –amb tot el carinyu que t'ho dic, eh?–)–].
Salut.

13 feb. 2012

Accidentes

El fugitivo no tiene tan poco que ver conmigo. No dejo de huir. Llevo mucho, demasiado tiempo huyendo de ti y de tus brazos cargados de felicidad y redención.
Dejándome barba y con mi ropa sucia y gastada
recuerdo el momento en que aún era parte activa en Nosotros, con mi voz y,
sobre todo, con mi voto.
Inocente, dejé paso a la amargura sin quererlo, dejándome la puerta abierta con un descuido, a la postre, imperdonable.
La suciedad monopoliza un estado de ánimo perturbado por la sensación de pérdida que, industrialmente, se multiplica.
No sé cómo terminaré el cuadro. Tengo varias opciones en la paleta aunque un sólo color, el gris más vulgar. Las cenizas de mi edificio vital se resquebrajan y se consumen lenta e inexorablemente.
Y, sin quererlo, me sorprendo sonriendo.
Confiado.

9 feb. 2012

Fuel for fire.

―El problema reside en que sí puede afectarme. Muy muy en el fondo, me siento partícipe. Muy en el fondo, me siento responsable. Muy en el fondo, detrás de ese vacío, existe un dolor hacia el hecho (infundado, si tú quieres, aunque esto no cambie nada) de que si no "te hubiera dejado" (o sin las comillas, aunque siga sin cambiar nada) nada de esto te habría sucedido. Y con este panorama, lo siento pero tengo derecho a que me afecte. Y no entiendo nada. ¿Qué será de mi vida de gusano tembloroso? Ya te lo dije, yo no aspiro a nada. Ya no. Vengo con la más inofensiva de las intenciones, con los brazos abiertos y sin nada que esconder. Sin nada que perder, pero por falta de juego de ningún tipo. Ni objetivo ni ambición alguna borran la pureza de mi intención, joder. Me gustaría decirte tantas cosas... Pero, a estas alturas, ¿para qué? Es decir, ¿cambiaría algo? Es todo tan... Tú no sabes quién eres, yo no estoy mucho mejor. Y aún y teniendo la sensación de que odiando esto te amaré como nunca antes he hecho, cargo con ello a cuestas y continuo mi camino. Que me lleve a ti, no me detendrá. Que me aleje, únicamente me vaciará, si cabe, un poco más.

27 ene. 2012

a friday smile

y ella me dijo que nunca la había amado. y naturalmente se equivocaba, o más que equivocarse, no describía totalmente la realidad. lo que realmente ocurría, era que yo no había amado nunca. no a ella específicamente. a ella como sujeto universal. Ella. pasaba de una realidad física a una metafísica y ni me lo agradecía, joder. nunca había sido capaz de amar, tener esa facultad, al parecer, inflexible ante uno mismo. yo no me conocía, y todos mis males, todas las injusticias, venían por mi incapacidad de amar.
era un discapacitado abandonado sin escrúpulos no ya por la sociedad necia y destructiva. lo más grave era que ella, ella y Ella pero sobretodo ella, no fuera capaz,
ni por un instante
de pensar en quién perdía más, ahí,
de los dos.

9 ene. 2012

nostalgia por lo innombrable

derrotado en un mundo interminable, doy cuenta de mi verdadera condición de inagotable curioso. pero esto no es más que una etiqueta que disimula el verdadero estado de vulnerabilidad incontestable hacia esta parte del ser humano llamado a ser la ruina de mis días.
te dije que si follábamos la primera noche, terminaríamos mal.
arte y poesía son una falacia. tú me lo has enseñado.

4 ene. 2012

Se me escapa.

Me pregunto muy en serio cuál es la diferencia entre estos dos elementos:

a)
"Para sobrevivir a esta dificultad [a saber], la antropología implícita en las ontologías de corte fenomenológico-hermenéutico, que aspiraba, por así decirlo, a captar el sentido de la existencia humana desde dentro de la experiencia, sólo puede continuar ese programa fragmentando el espíritu en mil y una visiones del mundo inconmensurables, cada una con su porción inmanente de sentido (o sea, bajo esta perspectiva, de «verdad»), y cada una de esas porciones pugnando en un «conflicto de las interpretaciones» (o de las tradiciones culturales que puede pensarse como un diferendo irresoluble (en sus versiones más «fuertes») o como la necesidad de un diálogo tendente a una «fusión de horizontes» (en las más «débiles»), presentando este oleaje hermenéutico como propuesta metodológica (o, para algunos, anti-metodológica) para las ciencias humanas, tenidas entonces por epistemológicamente blandas y difícilmente discernibles de la literatura de ficción."

b)














Es decir, en serio: qué tedio, qué aburrimiento total y absoluto nos ha llevado de la alimentación-reproducción-supervivencia a estas absurdidades. Qué. Cuál. Por qué.